Dom Januário, Varchotel (Elvas/Portugal)



Vamos a los pollos (I Parte)

Para todos los pacenses que se acercan o pasan de los cuarenta, los pollos de Elvas son parte indisoluble de nuestra infancia y juventud. Traspasar esa frontera era verdaderamente una aventura, evidentemente no tanto como para aquellos contrabandistas que se escuchaban por los senderos con sus Montesas cargadas de cafe, pero esas largas colas, las caras de los civiles y guardiñas observando a los pasajeros celosamente, o esa tensión cuando te apartaban el coche de la fila para abrirte el maletero en busca de mas toallas de la cuenta, (asunto que nunca entendí porque mira que eran malas) para unos enanos como éramos resultaba todo un acontecimiento.

Hoy en día se tarda casi lo mismo en llegar a Elvas que a algunos barrios de Badajoz, pero ya las compras casi han dejado de ser excusa para cruzar la frontera, son más los portugueses que compran en Badajoz que los pacenses que lo siguen haciendo en Portugal, solo la autenticidad de esos preciosos pueblos de nuestro Alentejo, su tradicional gastronomía, aunque estos dos restaurantes que nos ocupan de tradicional les queda bien poco, y cada vez menos su precio, continúan siendo atractivo suficiente para cruzar y disfrutar de la Raya. 


Ambos se encuentran en la antigua N-4 una vez pasado Elvas dirección Lisboa. El primero y más actual es Varchotel, situado a la izquierda de la carretera es un gran complejo hotelero inaugurado en 2004 con un amplio y cómodo aparcamiento, self service, tienda gourmet, restaurante, pub, sala de fiestas... . El restaurante se llama Dom Januário y la verdad no es que el garito tenga mucho encanto, amplio comedor de hotel donde lo mas agradable es su terraza para noches de verano.

La carta es muy amplia y comienza avisando que todo lo que se pone en mesa se cobra, pao, fumados y enchidos con pratinho de presunto palo de lombo de porco ibérico, linguiça assada..., queijos (curado 3,8 Eur), pates, manteiga, paté de sardinha..., saladas mista, de atum, cobran hasta las azeitonas a 0,9 Eur.
Continua con sopas, peixes donde destaca bacalhau na brasa, dourado y a casa. Mariscos camarao tigre grelhado, gambas fritas (a la española???), ameijoas, arroz de marisco y de polvo (pulpo). Especialidad de la casa frango no Churrasco. En carnes arroz de pato no forno, vitela guisada a Alentejana, secretos do porco, espetada de lombinho..., bife de vitela grelhada, costeleta de vitela. Espetada mista de carnes grelhada, entrecosto grelhado... .
No se que salida tendrá tanto plato y tanto grelhado pero en todas las mesas lo único que se veía era pollo y bacalao dourado
En los postre mucha fruta natural, naranja pelada, melon, ananas, mangos...frutas preparadas, ameixa de Elvas, salada de frutas...
Doces caseiros a taça, mousse de chocolate, baba de camelo, semi frio de bolacha... , sobremesas combinadas con la famosa cericaia con ameixa, crepe de chocolate com gelato de nata... .


Nada mas sentarnos, ya saben, mantequilla, pate de sardina, unos champiñones aliñados con ajo y rico queso de cabra curado, no olvidar que lo no se quiera se le dice al camarero que lo retire porque se apoquina todo y bien apoquinado. Comenzamos como debe ser (y más con niños) con bacalao dourado con un revuelto algo apelmazado y demasiado esponjosa su patata, aunque bien su pescado. Rico y bien braseado el pollo pero pasado de sal y también un punto pasado de brasa asunto que le quitaba su jugo habitual. El atractivo y distinción de este pollo es principalmente su tamaño, mas pequeño que el que habitualmente encontramos en las carnicerías españolas es ideal para la brasa. Solo correctas las patatas que no llegaron recién hechas y ya estaban algo duras.
Industrial como ya es habitual en casi todo Elvas el bolo bolacha, bueno el puding de huevo y riquísimo el mango natural.


Tenían un estupendo vino de la casa servido en bonitas jarras de barro que han sido sustituidas por un vino que la misma propiedad produce en fincas cercanas con el nombre Aldeias de Juromenha cuyo blanco resulto correcto.

En otras ocasiones la estrella de la casa "frango no churrasco" me resulto bastante mejor, imagino que el lleno del día pudo influir en que no estuviera tan redondo como en otras ocasiones, no seria lógico que esta casa continúe teniendo una buena legión de seguidores pacenses que pese a su poco encanto lo llenen todos los fines de semana.

Estrada Nacional 4
7350-473 Elvas
+351 268 621 621

5 comentarios:

  1. Hola Cachuela:
    Firmo tu entrada de cabo a rabo. Cada vez pasa más tiempo en repetir visita a estos restaurantes pues su nivel ha bajado en cantidad y autenticidad, con un aumento de precio que ya no lo hace tan atractivo. Además cada vez son más numerosos los restaurantes y asadores de frangos en el propio Badajoz. Se te pasó comentar el precio. Si no retiras ningún entrante puedes empezar con 10-12 € sin problema.
    Otro cantar son esos restaurantes alentejanos de sitios menos españolizados y donde comer auténtica comida a la portuguesa: una sopa do día y un prato (que se hace dificil terminar uno solo y a veces es mejor compartir) de comida tradicional (una feilhoada, un cocido de grao, una posta de bacalhao, un arroz de pato...) La sobremesa a veces es imposible y terminas con una "Bica" y una bagaceira.
    Un consejo es entrar en restaurantes en donde los coches aparcados a la puerta sean portugueses en su mayoría. Casi siempre se acierta.
    Buen fin de semana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estupendo apunte Anonimo, el precio podia ser una excusa para que siguieran siendo tan frecuentados pero ya ni eso, tienes toda la razon en esta segunda parte que espero terminar esta noche lo comento con mas detalle, y ese consejo es totalmente acertado para encontrar esos autenticos garitos que todavia se reparten por nuestro alentejo, mil gracias por su participacion y esperamos tambien sus recomendaciones, saludos Cachuela

    ResponderEliminar
  3. La primera parte del post me hace recordar también los años que viví en Vigo y pasaba la Raya. Antes de que entráramos en la Comunidad Europea (como se llamaba de aquella) las colas eran considerables en la frontera de Tui-Valença y los guardias portugueses bastante tiquis-miquis por ser suave.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente Toni, los de cierta edad que vivimos o hemos vivido en esa Raya tenemos multitud de anecdotas sobre aquella incomprensible frontera tan absurdamente controlada, un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pues a nosotros nos encantó. Le damos las gracias a usted, ya que nos ha descubierto un pueblo precioso y un restaurante donde el servicio y la comida fueron deliciosas....Un cordial saludo desde Canarias

    ResponderEliminar